Linderhof III

Linderhof 007-1
.
Linderhof es un palacio localizado en un valle cercano al pueblo de Oberammergau, en el estado federado de Baviera, Alemania. Es el más pequeño de los tres palacios construidos por Luis II de Baviera y el único que vio terminado.
El palacio fue construido en el lugar de un coto de caza de Maximiliano II de Baviera, el padre de Luis II. Este coto contenía una pequeña casa conocida como el Königshäuschen (casita real) que Luis II había visitado desde su niñez cuando acompañaba a su padre de cacería. Al morir su padre, Luis II heredó el Königshäuschen y desde 1869 empezó a expandirlo agregado alas adicionales bajo la dirección del arquitecto de la corte (Hofbaudirektor), Georg Dollmann. Finalmente en 1874 decidió derrumbar el Königshäuschen y reconstruirlo en el lugar donde se encuentra hoy en día, a unos 200 metros del palacio.
Con el derrumbe del Königshäuschen el edificio restante tenia una forma de “U”. Se construyó un vestíbulo, una escalera central y tres cuartos adicionales. De manera simultánea se expandieron los jardines bajo el cuidado del jardinero de la corte (Hofgärtner), Carl von Effner. Entre 1885 y 1886 se rehizo la recámara principal, con lo que el palacio quedó completado en su forma actual, en estilo rococó. El edificio mide aproximadamente 30 x 27 metros.
Aunque Linderhof es mucho más pequeño que el palacio de Versalles, su influencia es visible. Luis II era un gran admirador de Luis XIV de Francia, incluso adopto la divisa, “nec pluribus impar” de Luis XIV, que se puede ver en el techo del vestíbulo de Linderhof. La pieza central del vestíbulo es una estatua ecuestre del rey francés. La escalera principal es una reducción de la famosa “escalera del embajador” de Versalles y fue copiada en tamaño real en el palacio de Herrenchiemsee. El símbolo del Sol, que está presente en el decorado de varios cuartos, es una referencia al “Rey Sol” y representa la idea de la monarquía absoluta, que Luis XIV promulgaba y a la que Luis II nunca podría acceder en la segunda mitad del siglo XIX.
De los proyectos de Luis II, este es el más pequeño y el único que vio terminado. Si se toma el cuenta el tiempo que pasó aquí, podemos decir que Linderhof fue su palacio favorito, pues en total vivió ocho años en este lugar. Al rey le gustaba caminar por los jardines y parques del palacio.
.


.

Anuncios

2 pensamientos en “Linderhof III

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s